RSS

Perspectivas, contradicciones y contraindicaciones

Siete meses y medio después de dejar la capital del reino alaoui me he despertado otra vez en ella. La luz que entraba por la ventana traía enredada en sus partículas aromas de las especies de la medina y un ligero toque de incienso. Y de nuevo, como en aquel ¡ay, Marruecos...! la luz... Esa luz tan intensa, característica e insolente que embriaga las calles laberínticas de esta ciudad sin fin. Esa luz que o te ciega o te proporciona un brillo caprichoso en los ojos. Y de nuevo, como en aquel ¡ay, Marruecos! los ojos... Esos ojos brillantes tanto cuando están tristes como cuando están alegres, desde la aceituna hasta la caoba, desde el azul glaciar, hasta el carbón. Como anillo al dedo este texto enlaza con mis pensamientos al recordar tus ojos. Esos ojos que apenas he visto y martillean mis recuerdos ... Y de nuevo Marruecos, y de nuevo tus ojos, y de nuevo tu luz... Marruecos.

Eco: Eco es una palabra que me gusta demasiado. De un tiempo a esta parte he aprendido a utilizar el pasado solo como herramienta para construir el futuro. Y si por un lado podría ver el futuro como una fase construida y predeterminada, por otro lado me niego durante todo el presente a vivir más lejos de lo que ahora tengo. Es difícil mirar más acá sin mirar más allá: Los bancos con sus planes de pensiones y nuestro querido modelo con su "hipótecate de por vida"... Pero también es difícil mirar más allá sin mirar más acá: Alguien me enseña cada día, aunque sea por teléfono, el repelús que le produce la palabra amor; quizá por denostada, quizá por raída o quizá por lo dolido que está de alguna bofetada mal plantada en su cara algún día -o eso dicen sus amigos-. Mientras tanto el tiempo pasa rápido y aunque la gente se empeñe en enseñarme, aprendo sólo lo que quiero. ¿Será que me estoy haciendo mayor? o ¿será que maduré?... o ¿las dos cosas?. ¿O será que quién nos enseña lo hace desde su prudencia personal y no desde su corazón? ¿O será que no tenemos corazón?. Habrá que hacer una síntesis, ya que como dice Silvio Rodríguez en la Fábula de los tres hermanos: ojo que no mira más acá, tampoco fue; ojo que no mira más allá, no ayuda el pie; y ojo puesto en todo ya ni sabe lo que ve.

Cupido: No quería pasar este capítulo sin hablar de Cupido. Un día me desperté temblando, soñando con alguien y en ese mismo momento tuve la certeza de que ese alguien no soñaba conmigo. Como un espíritu santo iluminador de mi religión particular, lo vi claramente: Cupido es un facha cabrón -y LGTBfobo- al que solo se puede hablar en francés, porque es el único idioma que entiende. Pero habla en francés como podía haberlo hecho en español. El francés y el español son los idiomas de las colonias y de la literatura universal, ortodoxa y singular que, junto con el inglés, confabulan para terminar con la diversidad lingüística de este planeta. Con más o menos base en el latín, estos tres idiomas nos regalaron a Cupido, lo que excluye a los no franco/hispano/anglo(y alguno más)-parlantes de la capacidad de amar asaetados. Pero mírenlo por el lado bueno: en el Magreb no tenían Cupido y si dos chicos se besaban en la calle (no hablaré de las chicas) estarían automáticamente en la cárcel (o muertos, en el peor de los casos). Son precisamente las influencias "cupidistas" de la cultura, mal llamada occidental,las que atenúan este tipo de comportamientos bárbaros (y sí, me atrevo a juzgarlos como bárbaros). Es una lucha entre la religión y la razón, utilizando como armas la razón y la religión, respectivamente. Es una lucha en la que todos deberíamos aprender y enseñar lo buena y enriquecedora que es, en general, la diversidad.

El amor: Martirio dice: por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso... que el amor es simple y a las cosas simples se las lleva el viento. Yo digo que el amor es un contrato complejo y estudiado (o que debería serlo) y, a los contratos con buenas claúsulas, no se los lleva el viento o se rompen de mutuo acuerdo. No estoy hablando ni de matrimonio ni de formalizaciones notariales. Estoy dándole la razón a Martirio, añadiendo algún comentario. Citando ahora a Jorge Drexler: nada es más simple, no hay otra norma, nada se pierde y todo se transforma (que a su vez citaba a Lavoisier), nada es eterno y a la vez todo lo es. Y de aquí a Ismael Serrano: el amor es eterno mientras dura.

El sabor del chicle de fresa: Observad, por un momento, la cantidad de cosas que saben en esta vida a fresa. Ahora vete a tu nevera y cómete un yogur de fresa, de esos de toda la vida con un rosa fosforito que hace daño a los ojos. ¡Es mentira! Los helados de fresa, el yogur de fresa, el flash de fresa, los regalices rojos de fresa, las fresas de gominola, los caramelos de fresa NO saben a fresa. Saben a chicle de fresa. Y quién diga lo contrario, no ha probado una fresa en su vida. Exijo la dimisión del responsable de esta gran mentira universal. Antes de que alguien piense que me he vuelto loco os diré de dónde surgió esta reflexión, para que veais, que efectivamente, me he vuelto loco: Estaba un día sentado con Teresa en una cafetería cerca de Alonso Martínez. En la mesa de al lado estaba Mariela. Mariela probablemente no se llamaba así, porque nunca oí su nombre, pero la tengo que llamar de alguna forma para poder describirla. Tenía acento argentino y los brazos largos. ¡Que digo largos, larguísimos!. Llevaba gafas de pasta rojas -de estas que convierten a una en una alternativita moderna- y un jersey negro con rayas verdes que parecía perseguir su piel desde su cuello a las muñecas. Sin duda era una chica creativa y su jersey la delataba, prolongando no solo sus brazos, si no su talento... Llevaba una falda vaquera con un montón de parches tal cual maleta viajera y unas botas de piel vuelta. Pero lo más llamativo de tan colorida presencia fue su bebida: rosa, rosa como... el chicle de fresa. Teresa me dijo: Pequeño George, te estoy hablando y no me haces caso. Volví en mi mismo y seguí escuchando... pero apunté en mi móvil: el sabor del chicle de fresa...

Con perspectiva, lo que tenga que ser que sea y lo que no, por algo será. Contradiciéndome, haz lo que quieras hacer ahora, pero piensa en los demás y, contraindicándote, una relación entre dos personas se rige por ellas mismas y son éstas las que la definen.

Siete meses y medio después de dejar la capital del reino alaoui me he despertado otra vez en ella. La luz que entraba por la ventana traía enredada en sus partículas aromas de las especies de la medina y un ligero toque de incienso. Y de nuevo, como en aquel ¡ay, Marruecos...! la luz... Y de nuevo, como en aquel ¡ay, Marruecos! los ojos...Y de nuevo Marruecos, y de nuevo tus ojos, y de nuevo tu luz... Marruecos.

A Pepe por su irreverente aparición, a J. Cristobal por que me apetece y a Imanol por su increíble cariño.

10 comentarios:

Antonio dijo...

El mundo de los olores..el olor es la memoria más arcaica que tenemos y la única que no suele fallar a pesar del tiempo transcurrido.Me alegro que los aromas sean el transporte hacia una etapa de tu vida de la que tienes tan gratos recuerdos.Yo aquí cultivando el oído escuchando Madamme Butterfly con Maria Callas de fondo.Besos desde Madrid, míos y de mi supergata.

twiggy dijo...

...twiggy...

Y por fin aparezco por aquí..
Eso sí, por el blog ya me he pasado más de una vez, y he leído y requete leído. Y es que digo de escribirte y me doy cuenta de que no tengo esa soltura al escribir como la tuya, porque te pones a leer tus textos y te quedas flipando xd
Me encanta tu manera de expresar hasta la idea más insignificante que se te pasa por la cabeza!
Poes chico ojalá se pudiese parar el tiempo y jugar con él en lugares como Rabat...o incluso a aquí...y ya que estamos con el espacio también jejejej

Un besito en...la frente xd

twiggy dijo...

queremos fotos del viaje (o anteriores)...que no me va el messenger desde el maldito virus, y aún no lo arregle...

Pau dijo...

funciona?

Pau dijo...

Bueno, parece que me sigo llevando bien con las tecnologías ias ia ooo! jeje bueno bueno, antes de nada me gustaría saludar dede aquí...
no es la primera vez que escudriño entre ideas plasmadas en un "blog" (ves pepo? aquí si me dejo y pongo el término en inglés jeje) pero si que es mi experiencia "inaugural" en dejar un comentario a una persona no anónima... (comome enrrollo no?) jajaa

bueno, quería decirte que lo del chicle... jaja

y que respecto del amor pues que...

marruecos ecos ecos... nunca he estado pero tengo varios amigos que son de los que tienen ese brillo cdo lo piensan asi que tendre que ir, pero preferiria ir acompañado y dejarme bañar en otras experiencias...

me tengo que ir a la biblio con pepo jaja asi que como me he dejado una cosa y no puedo escribirte mas des-conexo (bonito antonimo inventado) pues mejor me guardo para otro momento :) por cierto, www.fotolog.com/verbum en los dias primeros hay comentarios y reflexiones interesantes... un saludo! y a ver si te dejas caer por Málaga que te a-clamamos (jiji).

-- T --

Diversidad dijo...

Hay que visitar Marruecos. Lo vendes muy bien.
El pasado debería ser el reflejo de un presente muy bien vivido. Al futuro sólo hay que mirar para evitar decepciones y comprobar que lo que tendremos será consecuencia de lo que hoy elijamos.
Me gustaría saber qué amigos dicen qué de las experiencias de ese chico. Personalmente, he de decir que no es que no crea en el “AMOR”. En lo que no creo es en lo que representa. Los sentimientos existen, y como tales, juegan un papel importante en nuestra situación de vida. La cuestión es que una creencia popular que se extiende cada día más debido a que nos dejamos llevar por los estímulos de quien maneja este teatro de títeres, nos hace estar cada vez más sumidos/as en la inseguridad. Nos hace sentir que necesitamos, para llegar de A a B, una persona que nos guíe o de la que depender, o a la que guiar y que dependa de nosotros/as. Y además nos enseña, dicha creencia, que el elemento de cohesión entre tú y esa otra persona, es un ente abstracto que nos llega de la providencia divina. Que es un “algo” tan fuerte que hace que esos pares no se rompan. Que de ahora en adelante quiero estar contigo y si alguien tiene algo que objetar, que hable ahora o calle para siempre. Creo que ese chico que te enseña cada día por teléfono, estará de acuerdo conmigo en que es eso lo que da repelús. El pensar que esa realidad indefinida pueda ser más fuerte que las necesidades reales de las personas, que el bienestar de quien forma sociedad para alcanzar una determinada meta, que la propia meta. No idealicemos el “AMOR”. Es sólo el aliento de las hadas en una película de Disney. No deja de estar en nuestra mente, que recordemos, maquina contra nosotr@s para tener el control de nuestra voluntad.

Citando a Carlos Javier Crespo… “Y SE INTENTAN EL UNO AL OTRO CAMBIAR HASTA EL ALMA POR COMODIDAD PARA SER AL FINAL NI LA SOMBRA DE LO QUE UN DÍA FUERON Y NUNCA SERÁN…”
La clave para considerar que una relación fue exitosa o no está en comprobar que ambos componentes disfrutaron con la mutua compañía y que el último día les quede algo de cómo eran el primero.
PD: No soporto el sabor de las fresas, pero me encanta el chicle de fresa, el “goyú” de fresa, etc, etc… Te doy la razón.

Un saludo,
J.C.

NeoKo89 dijo...

Parece mentira la de tiempo que paso delante de la pantalla intentando canalizar toneladas de literatura desde mi cabeza hasta los dedos, para traducirla en código binario, y tal y tal...

Y llego a tu maldito blog y de repente me das mil vueltas. Te odio pequeño, y también por pasar meses sin aparecer por mi MSN. Tocayo, ejerce de conocido, hazme el favor :)

Un bsazo enormeee!!!

Ahhotep dijo...

Hace algún tiempo alguien me dijo que aquellas palabras que permanecieran escritas serían recordadas, pero cuan falsa afirmación me hizo, pues lo cierto es que no son palabras lo que tu has escrito, si no pensamientos, y estos, perduraran en la eternidad del tiempo, pues en cada uno de los que hemos tenido el placer de leerte, has sembrado un granito de tu corazón y de tu inteligencia, dándonos la oportunidad de crecer con ello. Por todo ello, aunque los años pasen, y desaparezcan estos escritos que hoy leo, puedo asegurarte que restaran inmortalizados y se transmitirán tus enseñanzas como antaño, de generación en generación, contadas, como lo hacen los cuentacuentos de Jamaa el Fna....
Gracias, por hacer que mis recuerdos de los días en Marruecos, se hagan tan vivos, y las lágrimas broten de nuevo de mis secos ojos...
Sucram....

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.