RSS

Mis lentejas me las hago yo - Obertura y propósitos

Empiezo a escribir en un año nuevo que termina en 7 con un anuncio de fondo de un recopilatorio de Sabina en la tele. Si Sabina recopila, en el 6 hemos perdido algo y Sergio Javier se hace sus propias lentejas, ¡qué menos que volver a escribir para seguir adelante! Y empezamos con metas altas y frases largas. Metas altas porque Marruecos las puso y frases largas porque alguien me dijo que son las que peor se entienden. Así, por lo menos, si lees esto te tendrás que esforzar algo más que lo que te esforzaste con las canciones y algo menos de lo que lo hacías con Ay Marruecos...

200...7 - Para este año me he propuesto observar lo pequeñito. Ver pasar los días sin fijarte en la infinidad de cosas que ocurren a tu alrededor es no saber aprovechar la posibilidad que te brinda cada segundo y sus fracciones de darte cuenta de que "sólo somos polvo de estrellas". Tal cual guión de Amelie
"El 3 de septiembre de 1973 a las 18 horas 20 minutos y 32 segundos un moscón de la familia Calliphora, capaz de batir las alas 14.67o veces por minuto, se posaba en a calle Sant Vincent de Montmartre. En el mismo instante, en un restaurante cerca del Moulin de la Galette, el viento se colaba como por arte de magia por un mantel, haciendo bailar las copas sin que nadie lo viera. Al mismo tiempo, en la avenida Trudaine, 28, 5º piso del distrito número 9 de París, Eugène Colère, al regreso del entierro de su amigo Emile Maginot, borraba su nombre de la agenda. Siempre en ese mismo instante un espermatozoide provisto de un cromosoma X perteneciente a Raphael Poulain se desmarcaba del pelotón para engendrar a un óvulo perteneciente a la señora Poulain, de soltera Amandine Fouet. Nueve meses después nacía Amélie Poulain."
mientras espero el metro que me lleva a trabajar veo que los vuelos a Casablanca han bajado a 28'99 euros. En ese mismo instante un niño pequeño, de unos cinco años, con una bufanda naranja le pregunta a su madre por qué salen chispas de los cables mientras pasa el tren y la madre contesta sin mirarle a los ojos que el diferencial eléctrico entre los dos puntos del circuito de alta tensión que mueve los trenes produce una diferencia de potencial entre el eje del tren y el cable que hace que en el momento que se despegan lo más mínimamente salte una chispa. El niño asiente con la cabeza y dice -¿Cómo las estrellas, mamá? y la madre, todavía sin mirarle contesta -Sí, hijo, como las estrellas-




2 comentarios:

As you wish dijo...

Para seguir con eso de las frases largas:

" Sin ti, las emociones de hoy no serían más que la piel muerta de las de ayer "

Sólo porque a veces ver cosas lindas por ahí pueden hacerte dar un salto!

( ( (e C o) ) ) dijo...

Y a veces que alguien te recuerde una cosa linda, puede hacerte sonreir en una mañana gris.

Gracias